5 claves para tasar tu vivienda

La pregunta del título con la que arrancamos este artículo es una gran pregunta, y es que es puede resultar difícil saber cuánto vale mi piso. Por ello, desde Deplace vamos a tratar de ayudarte a darle respuesta a través de algunas claves que te ayuden a saber cuánto vale tu vivienda. Y es que el precio que fijes es un elemento muy importante de cara a que al posible comprador le resulte interesante o no.

Tras la crisis que ha sufrido el sector, los precios están experimentando un importante crecimiento en el último año. Sobre todo en las grandes capitales y en la zona del litoral mediterráneo (no es lo mismo vender piso en Madrid que en Cáceres). La compraventa de viviendas se ha reactivado enormemente y ese crecimiento puede que nos haya hecho perder la noción de cuánto puede valer en estos momentos tu casa.

Si ya son varias las veces en las que ha rondado por tu cabeza la idea de ‘quiero vender mi piso’, es el momento de saber cómo elegir el precio de venta y qué aspectos has de tener en cuenta. Da igual si quieres vender piso con hipoteca o no, hay una serie de factores que no se te pueden escapar.

1. El valor que tú le das

Cuando piensas en tu casa y te planteas el hecho de ponerle precio, siempre existe una componente subjetiva en la que entra en juego el romanticismo. Ese hecho tiende a elevar el precio. Tanto por el cariño que le tienes como por lo mucho que seguramente te habrá costado conseguir que sea tuya acaba influyendo en la determinar cuánto vale mi piso.

Todo eso es cierto, pero hay que tratar de poner la cabeza fría, pensar cómo está el mercado actualmente y también ponerse en la piel del comprador: “¿cuánto puede estar una persona dispuesta a pagar por mi casa?”. Él no va a pagar ese extra que seguramente le quieras incluir. Tus experiencias, tus vivencias… no tienen mucho o ningún valor para él. Y es algo que debes tener en cuenta al colgar el cartel de ‘se vende piso’.

2. El valor que el comprador le puede dar

Puede ser muy variable. Hay muchos tipos de compradores. Lo que sí que es cierto es que nos “enfrentamos” a personas que seguramente estén más actualizados que tú en cómo está el mercado en cuanto a precios, hayan visto muchas casas parecidas a la tuya y encima en la misma zona.

El precio, por tanto, puede ser un punto determinante. Pero no lo pintemos todo negro. Quizá desconoces algunas características que para esas personas es clave: es el único que tiene garaje o trastero de los que ya ha visto hasta ahora. O le encanta la terraza. O no tiene piscina comunitaria, lo que le asegura mayor tranquilidad. Quizá está muy próximo a su trabajo o al colegio de sus hijos.

También puede encontrar la situación de la vivienda ideal por la proximidad a medios de transporte, servicios públicos, tiendas, facilidad para aparcar, etc. Todos esos factores pueden hacer que esté dispuesto a pagar un poco más de lo que pagaría por un piso como el tuyo.

Trata de informarte bien de la situación de mercado y del plus que puedes aportarle al futuro comprador con su vivienda. De este modo te resultará más fácil vender tu casa y podría evitarte posibles engaños de los compradores.

3. El estado de la vivienda

Este punto es muy importante a la hora de valorar tu casa. Más allá de la situación geográfica de la vivienda, las zonas comunes… ¿en qué estado se encuentra? ¿Es antigua o relativamente moderna? La instalación de luz, gas, agua… ¿funciona a la perfección? ¿Tiene algún elemento en la cocina, baño, terraza… que pueda hacer incrementar el precio? Si ya has dicho ‘quiero vender mi piso’, vas a tener que dejarlo perfecto para que puedan entrar a vivir nuevos inquilinos.

No te olvides de un factor muy importante del que te hablamos anteriormente: home staging. Pequeños retoques, modificaciones o trucos que harán que tu casa incremente su valor y que fácilmente puedes atender o dejar en nuestras manos.

4. El valor de mercado

Llega el momento de hablar de precios. Pero en todos los puntos anteriores hemos dicho que puede ser muy variable. Por tanto, ¿qué precio pongo a la casa que quiero vender? Veamos lo qué es el “valor de mercado”:

“Es el importe neto que razonablemente podría esperar recibir el vendedor por el intercambio de un bien o servicio en la fecha de valoración, mediante una comercialización adecuada, y suponiendo que existe al menos un demandante con potencial económico, correctamente informado de las características del producto, y que ambos, tanto la oferta como la demanda, actúan libremente y con un objetivo específico.”

¿Cómo puedo saber el valor de mercado que tiene mi casa? En deplace ponemos a tu disposición una herramienta gratuita por la que podemos ayudarte a estimar el valor de tu vivienda.

Recogemos los datos que nos da el Registro y, en función de las características de la casa, comparamos esa información con la existente en anuncios de diferentes portales online y de esa manera obtenemos una cifra orientativa. Antes de poner el cartel de ‘se vende piso’ es importante realizar este paso previo.

5. El precio de publicación

Una vez que ya conocemos el valor de mercado, el siguiente paso es evaluar además de dicho precio, qué extras crees que no se han tenido en cuenta y por las que crees que por tu piso merece la pena pagar más. Con ello conseguiremos la cifra con la que anunciaremos el piso en los diferentes anuncios que se realicen.

Obviamente no puede ser mucho más alto que el valor de mercado porque entonces será mucho más difícil que consigas venderlo en poco tiempo, pero tiene que ser un precio con el que tú también te sientas cómodo y creas que es el mejor precio de presentación. Quiero vender mi piso, sí, pero siempre siendo realistas y queriendo sacar el máximo beneficio posible.

Por supuesto, difícilmente será el precio de cierre de venta, ya que siempre hay un proceso de negociación en el que hay que “saber jugar” tus cartas. Siempre el precio de cierre estará en esa horquilla entre el valor de mercado y el precio de publicación.

En deplace respetamos el precio de publicación que quieras poner en tu anuncio, ya que solo tú sabes el valor por el que quieres vender tu casa y, aunque tarde algo más de tiempo en cerrarse el acuerdo, no es problema para nosotros. No obstante, pasado un tiempo razonable para la venta, si ésta no se ha producido nos pondríamos de nuevo en contacto para revisar dicho precio y aportar nuestro consejo.

Cualquier consulta que tengas acerca de este tema, no dudes en contactarnos y te ayudaremos a realizar la mejor estimación de tu vivienda de cara a acelerar el proceso de venta.

What is Lorem Ipsum?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been the industry’s standard dummy text ever since the 1500s, when an unknown printer took a galley of type and scrambled it to make a type specimen book. It has survived not only five centuries, but also the leap into electronic typesetting, remaining essentially unchanged. It was popularised in the 1960s with the release of Letraset sheets containing Lorem Ipsum passages, and more recently with desktop publishing software like Aldus PageMaker including versions of Lorem Ipsum.

Why do we use it?

It is a long established fact that a reader will be distracted by the readable content of a page when looking at its layout. The point of using Lorem Ipsum is that it has a more-or-less normal distribution of letters, as opposed to using ‘Content here, content here’, making it look like readable English. Many desktop publishing packages and web page editors now use Lorem Ipsum as their default model text, and a search for ‘lorem ipsum’ will uncover many web sites still in their infancy. Various versions have evolved over the years, sometimes by accident, sometimes on purpose (injected humour and the like).

Where does it come from?

Contrary to popular belief, Lorem Ipsum is not simply random text. It has roots in a piece of classical Latin literature from 45 BC, making it over 2000 years old. Richard McClintock, a Latin professor at Hampden-Sydney College in Virginia, looked up one of the more obscure Latin words, consectetur, from a Lorem Ipsum passage, and going through the cites of the word in classical literature, discovered the undoubtable source. Lorem Ipsum comes from sections 1.10.32 and 1.10.33 of «de Finibus Bonorum et Malorum» (The Extremes of Good and Evil) by Cicero, written in 45 BC. This book is a treatise on the theory of ethics, very popular during the Renaissance. The first line of Lorem Ipsum, «Lorem ipsum dolor sit amet..», comes from a line in section 1.10.32.

The standard chunk of Lorem Ipsum used since the 1500s is reproduced below for those interested. Sections 1.10.32 and 1.10.33 from «de Finibus Bonorum et Malorum» by Cicero are also reproduced in their exact original form, accompanied by English versions from the 1914 translation by H. Rackham.

Where can I get some?

There are many variations of passages of Lorem Ipsum available, but the majority have suffered alteration in some form, by injected humour, or randomised words which don’t look even slightly believable. If you are going to use a passage of Lorem Ipsum, you need to be sure there isn’t anything embarrassing hidden in the middle of text. All the Lorem Ipsum generators on the Internet tend to repeat predefined chunks as necessary, making this the first true generator on the Internet. It uses a dictionary of over 200 Latin words, combined with a handful of model sentence structures, to generate Lorem Ipsum